Tema del trabajo: Giardia Duodenalis Asignatura: Agentes vivos de mayor prevalencia en Chile Tecnología Medica Universidad Andrés Bello Integrantes:Tatiana Espinoza - Karen Leiva - Katherine Soto

Terapia
· Metrinidazol.
· Tinidazol.
· Secnidazol.
· Furazolidona.
· Albemdazol.




G. Duodenalis, la podemos tratar con múltiples fármacos, sin embargo, el problema muchas veces no radica en el medicamento en sí sino en las orientaciones que se le ofrecen a cada uno de los pacientes y el adecuado seguimiento de la prescripción médica.
El período prepatente de la infección por este protozoo es de aproximadamente 12 días, de ahí que a todo paciente a quien se le oriente un tratamiento antigiardiásico se le debe orientar además tres exámenes de heces entre los 3 y 10 días luego de terminada la administración del producto, especialmente en regiones altamente endémicas.Las muestras de heces deben ser colectadas por defecación espontánea, en frascos limpios y secos, y llevadas de inmediato al laboratorio para su procesamiento. Ya en este lugar el personal especializado debe proceder al análisis de las heces utilizando el examen directo de heces y, además, alguna técnica de concentración para protozoos.
Si estos exámenes resultan positivos se considera al paciente no curado parasitológicamente y entonces otro fármaco debe ser utilizado. Si por el contrario los exámenes resultan negativos se considera al individuo curado.Es importante explicar en las consultas los aspectos relacionados con la epidemiología de la parasitosis con el objetivo de prevenir reinfecciones.Pasados a lo sumo 1 día de terminado el tratamiento con cualquier fármaco antigiardiásico, el individuo no tiene concentración del medicamento en el organismo que pueda defenderlo ante una nueva exposición al parásito. Potencialmente, puede infectarse nuevamente y pasados los días correspondientes al período prepatente de la infección los exámenes parasitológicos serán nuevamente positivos a este parásito. Esta situación no se debe a que el medicamento no curó el proceso infeccioso, sino a que el individuo sé reinfectó, por lo cual el fármaco usado de inicio sí fue efectivo.El adecuado seguimiento de las indicaciones médicas es por este motivo factor importante en la curación. Así, el individuo lejos de ser un ente pasivo, participa en su proceso de curación.Tres elementos deben ser considerados por todo paciente que desee la curación:1. Tomar el medicamento antigiardiásico con la frecuencia y durante el tiempo indicados por el facultativo.2. De aparecer efectos adversos por el uso del fármaco, comunicarlo rápidamente a su médico para valorar el cambio de medicamento.3. Debe cumplir totalmente los consejos recibidos para evitar las reinfecciones, a su vez entregar en tiempo y con las condiciones adecuadas, las muestras de heces que se le soliciten por el laboratorio.

En la actualidad se usan diversos fármacos eficaces. El mecanismo de acción principal aparentemente es la alteración de los potenciales de oxidoreducción de las membranas del parásito y la acción sobre los microtúbulos del citoesqueleto, impidiendo la adherencia del protozoo y la incorporación de timidina.
Los medicamentos de elección en la Giardosis son los derivados NITROIMIDAZÓLICOS. De ellos cabe destacar el METRONIDAZOL, en dosis de 20 ml/kg. por día, administrado por vía oral dividido cada 8 o 12 horas, por 7 a 10 días, con una dosis máxima de 1gr. La NITROIMIDAZINA oral, en dosis de 20mg/kg día dividida en 2 a 3 dosis por 5 días; el ORNIDAZOL y TIMIDAZOL, que tiene un 96% de rendimiento en una dosis única de 50mg/kg día, existiendo una dosis máxima de 2 gr. Con el empleo de los derivados Nitroimidazonicos, no es recomendable la ingestión de alcohol durante el tratamiento, por tener un efecto antabuses, y se ha demostrado teratogenicidad en ratas. Actuarían sobre la formación de tubulina y giardina del citoesqueleto del protozoo.
Recientemente se ha demostrado la eficacia del ALBENDAZOL oral, en dosis de 10mg/kg día por tiempos que oscilan entre 1 a 5 días. La dosis máxima recomendable de este medicamento son 15mg/kg día. Sus principales cualidades son las de producir la erradicación del parasitosis en el 90-96% de los casos, y además la de tener una relativa buena tolerancia. Asociado al empleo de estos medicamentos se ha descrito mutagenesidad en bacterias y carcinogenisidad en ratas, pero ha pesar de su vasto uso en medicina estos efectos no han sido corroborados en el hombre. Los NITROIMIDAZÓLICOS, no se deben prescribir durante el embarazo, al igual que el ALBENDAZOL, el cual tampoco es recomendable en niños menores de 2 años.
Otros buenos fármacos que se utilizan en niños menores son aquellos derivados no absorbibles de NITROFURANO, la FURAZOLIDONA, que se emplea en forma oral a razón de 10mg/kg día repartidos cada 8 a 12 horas, por 7 10 días, teniendo una dosis máxima de 400mg/día, los cuales presentan cualidades parecidas a los nitroimidazólicos, y son bien tolerados. Se ha empleado con éxito en est parasitosis tambien la QUINACRINA, y la PAROMICINA.
La FUROZOLIDONA, es un producto efectivo contra gran cantidad de bacterias y su utilización en el tratamiento de esta parasitosis. Se sugiere su uso en población infantil, por sus mínimos efectos indeseables y por presentarse en suspensión. La dosis recomendada en adultos es de 100 mg cada 6 horas y, en niños, 8 mg por kilogramo de peso corporal distribuidos cada 6 horas. Este régimen debe ser mantenido por 7 a 10 días.
En caso de reinfecciones, debe complementarse los siguientes aspectos:
· Reinfecciones por mala manipulación de alimentos.
· Educación sanitaria insuficiente.
· Resistencia parasitaria al fármaco.
· Deficiente respuesta inmune al hospedero.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home